Cosas tan simples como hablar con un desconocido, viajar sola sin rumbo o cantar en la ducha, pueden suponer toda una batalla mental para una persona. Así que aquí no hay juicios y cuestionamientos propios del ego, sino la oportunidad de dejar a tu alma brillar con su propia luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *