Escribo esta reseña con el corazón en la mano. Viajar en solitario se ha convertido para mí en una terapia excepcional. No porque sea algo del otro mundo, sino porque entiendes que cuando tu alma se siente cómoda a solas contigo, no necesitas nada más. Tú eres el centro de tu vida y vibrar tan alto solo atraerá cosas buenas. ¡Comprobado!

Parque Arqueológico de San Agustín

Quisiera que todos se dieran la oportunidad de elegir un día a dónde ir con su propia compañía, perder el miedo a estar solos, a la dependencia emocional, a no tener un plan, a no divertirte, a sentir que son los otros quienes pueden “salvarte” de que algo malo suceda. Cuando llegue ese momento, pídele al oráculo aventurero que hay dentro de ti, que te indique el norte hacia donde debes ir, y así, aparecerá el lugar que necesitas.

Municipio de Los Isnos – Huila

“Para elegir sabiamente a dónde viajar, deberíamos mirar no tanto hacia el mundo exterior, sino hacia el interior. Necesitamos preguntarnos qué nos falta o qué está presente en nosotros pero con poca fuerza y, con base a eso, identificar una locación del planeta –en la naturaleza o en una ciudad, en los trópicos o en un glaciar– con el poder de ayudarnos a convertirnos en quienes queremos ser. Un viaje alcanza su nobleza verdadera cuando nos aseguramos de que el viaje físico apoya un viaje interior claramente definido hacia nuestra madurez y salud emocional.”

How to travel – The School of Life

Si definitivamente conectaste con San Agustín y deseas vivir esta linda aventura, aquí te dejo unos tips para que disfrutes tu estadía ¡solo, acompañado o como quieras!

¿Por qué San Agustín?

Porque es un lugar para respirar aire puro, enamorarse del verde de sus montañas y fascinarse con los vestigios de una cultura precolombina misteriosa e intrigante. Rodeado de ríos, cascadas, tumbas y monumentos, San Agustín es de esos lugares que te hacen devolver al pasado y amar la historia de esta tierra.

Ver esta publicación en Instagram

Última noche en SAN AGUSTÍN Me voy con el corazón llenito de puro amor. @masayahostels superó todas mis expectativas.❤️ No solo por el lugar tan increíble, sino porque me trataron como una princesa. Desde que llegué me recibió la sonrisa y el cariño de Carmenza y los mejores mojitos que he probado en mi vida: gracias a William y Francis (los encargados del bar), quienes también fueron mi pareja de baile y mis compañeros de risas durante 3 noches. 🌟 Aquí terminé celebrando cumpleaños ajenos, dictando clases de champeta a alemanes, andando en moto por el pueblo (sin casco), abrazando a mujeres que me cuidaban como una mamá al saber que viajaba sola, comprando kilos de panela orgánica -que no sé cómo llevaré a Bogotá 🤣- a los campesinos de la región. Viajando en un Jeep junto a 3 parejas para visitar los sitios arqueológicos, además haciéndome amiga de la gente local y escuchando sus historias de vida. Tantooooo en tan poco tiempo. Gracias Huila, me hiciste inmensamente feliz. 😍 Quieren saber cómo llegar? Revisen la reseña que escribí para ustedes Link en mi biografía ☝️

Una publicación compartida por Caroline • Almeyda ♥ (@be.your.heroine) el

Transporte

Para llegar a San Agustín tienes varias opciones, elige la que más se acomode a tus gustos y presupuesto.

AVIÓN

  1. Toma desde Bogotá un vuelo a Neiva por  $350.000/$400.000 ida y vuelta aprox. y luego acercarte a la terminal y viaja en un bus directo al municipio: $30.000 por trayecto.
  2. Toma un vuelo directo a Pitalito con Satena, la única aerolínea que cubre esta ruta. ($490.000 aprox. ida y vuelta) y de ahí una camioneta a San Agustín por $6.000.

BUS

1. Bus directo Bogotá – San Agustín

2. Bus con la ruta Bogotá – Pitalito: esta fue la opción que elegí, debido a que por la temporada alta no encontré cupo en avión. Compré los pasajes 20 días antes a través de www.redbus.com, por $170.000 ida y regreso

La empresa de transporte que recomiendo es COOTRANSHUILA y únicamente en su bus DOBLEYO, que es la línea premium, cómoda y segura para un viaje tan largo (aprox. 10-12 horas hasta Pitalito). El bus tiene Wifi, conexión para cargar tus dispositivos, pantalla individual para ver películas, te entregan manta para el frío y refrigerio.

Al llegar, debes tomar un jeep o camioneta hasta San Agustín. El trayecto dura 45 minutos y cuesta $6.000.

Atención:

  • Si tomas las opciones que te dejan en otros municipios, ten en cuenta que debes contar con tiempo a tu regreso para llegar hasta allí.
  • Las camionetas que van de Pitalito a San Agustín trabajan de 5:00 a.m. a 7:00 p.m.
Masaya Hostels – vista nocturna

Hospedaje

  1. Puedes quedarte en los hoteles del pueblo desde $40.000 la noche
  2. Pero si quieres vivir una experiencia de inmersión en la naturaleza, respirar aire puro, despertar con los pajaritos y escuchar la fuerza del río. Te recomiendo buscar un alojamiento alejado del ruido del pueblo e inmerso en la montaña.

Así fue como llegué a uno de mis lugares favoritos: MASAYA HOSTELS

Me sentí tan a gusto de estar en ese lugar que no importaron todas las horas de viaje; estaba en el lugar que mi oráculo aventurero había elegido. Tienes tanto que hacer en el hostel que siempre estás ocupado. Puedes recolectar moras en la huerta, asistir a clases de yoga o cocina, vivir una noche de cine, prender una fogata, darte un baño en el jacuzzi, colgarte de la hamaca para disfrutar del Estrecho del Magdalena, caminar entre los árboles y quebradas, conocer a otros viajeros en las fiestas nocturnas con música en vivo, jugar billar o pin pon, cocinar tu propio comida si no quieres la del hostel, alquilar bicis para recorrer el pueblo, ¡en fin!

Este alojamiento es toda una experiencia y no solo un lugar para ir a dormir.

Alimentación

Esta es mi parte favorita: puedes comer lo que quieras en San Agustín y a un precio súper cómodo. En el pueblo encuentras almuerzos desde $7.000 y créeme que valen la pena.

Si decidiste hospedarte en Masaya te tengo una buena noticia. ¡La comida es deliciosa!, el desayuno está incluido en el precio de las habitaciones y en las que no, tiene un costo de $12.000. Comí casi todo el tiempo en este restaurante porque me encantaron las opciones. Incluso hay platos para vegetarianos.

Aquí te dejo parte de la carta para que te antojes:

Pero si quieres gastar muy poco, puedes hacer mercado en el pueblo y cocinar tu propia comida en la cocina comunitaria del hostel. Está completamente equipada para que prepares lo que quieras.

Cosas que hice y lugares que me gustaron

  • Cuando viajas sola una de las cosas más complicadas es llegar a los lugares que quieres. Así que me recomendaron a un mototaxista súper amigable: ¡Dago! Su cel. es 311 894370 y fue mi guía y apoyo para llegar a lugares a los que no podía llegar caminando.  Cada recorrido del pueblo al hotel tenía un costo de $5.000
  • Visita el Parque Arqueológico de San Agustín. La entrada cuesta $35.000 para colombianos y $50.000 para extranjeros. El recorrido dura aproximadamente 2h y 30 minutos (eso fue lo que me tardé). Este es un lugar sagrado con siglos de historia en sus entrañas. Para entenderlo mejor,  recorre primero el museo que se encuentra en la entrada y luego visita una a una las “mesitas” donde conocerás las tumbas y monumentos con representaciones de animales, chamanes y pobladores de esa cultura. El parque es considerado el testimonio arqueológico más grande e importante del país.


  • Puedes hacer un recorrido en caballo por el Tablón, la Chaquira y la Pelota. Lugares aledaños a San Agustín que terminan de contarte la historia arqueológica de la región. Tiene un valor de $50.000. El paseo dura 4 horas y cuenta con guía turístico y todas las medidas de seguridad. Eso sí, ¡pobrecito tu trasero cuando lo termines!
  • No te vayas sin visitar el Estrecho del Magdalena, un lugar increíble donde puedes ver la inmensidad del Río Magdalena reducido a tan solo dos metros de ancho
  • Lánzate en un columpio gigante en medio de las montañas. Por tan solo $15.000 puedes vivir la adrenalina de mecerte en medio de una montaña que mira al vacío. Es una experiencia única.
  • Conoce a otros viajeros en un tour en Jeep. Un recorrido que va desde las 9:00 a.m. y hasta las 6:00 p.m. y tiene un costo de $50.000 en el que descubres los más lindos saltos de agua y cascadas de la región, almuerzas en un restaurante típico huilense y escuchas historias – un tanto prevenidas- de cómo fue la época en que la guerrilla lo controlaba todo. En el Jeep viajan 10 personas y es tu oportunidad para hacer nuevos amigos.
  • Prueba las arepas de maíz pelado asadas en piedra. ¡Son deliciosas!
  • Visita una molienda o trapiche colombiano. Es impactante poder ver de cerca el trabajo de los campesinos huilenses y el proceso completo de la elaboración de la panela. Pruébala recién hecha y sacada del trapiche. No podía regresar a Bogotá sin traerme un bloque de esa panela orgánica. Me la entregaron todavía calientica. ¡Recomendada 100%!
  • Baila – aunque sea sola(o)- en las fiestas del hostel. Cada fin de semana hay música en vivo para que disfrutes tus noches en el lugar. Es una oportunidad para perder la pena, bailar sin pensar en lo que piensen los demás, unirte a celebraciones ajenas (en mi caso me uní a la celebración del cumpleaños de una chica que estaba con toda su familia, al final me dieron torta y me trataron con mucho cariño).
  • ¡Toma caldo de gallina en la plaza de mercado! Hey, qué experiencia tan espectacular. Los domingos la plaza de mercado abre sus puertas con alimentos frescos recién cosechados y las mujeres se preparan para cocinar los mejores caldos a sus visitantes. A este parche me invitaron una pareja de viajeros bogotanos que les encantó la idea de ver a una mujer viajando sola. Madrugamos muy temprano y bajamos a la plaza. Hablamos de todo un poco y juntos llegamos a la conclusión que era tremendo caldo.
  • Elimina tus limitaciones para conocer nuevas personas. Si algo me dejó San Agustín fue perder el miedo a hablar en otro idioma y conocer gente maravillosa en mi camino. Así fue que en medio de la recocha típica de mí, terminé enseñando a unos alemanes a bailar champeta. ¡Dios mío!

TIPS

  • Encontrarte gente linda y amorosa en tu camino es más normal de lo que te imaginas, sobre todo cuando te topas con otras mujeres. Hay una especie de solidaridad de género muy fuerte y eso es algo que me llena el alma. No tengas miedo de armar tu maleta sola(o) y decir sí puedo, seguro vivirás momentos inolvidables.
  • Antes de viajar averigua cómo está el orden público en la zona. Algunas personas cuentan que la delincuencia común quiere seguir dañando el turismo local.
  • Aunque seas valiente cuida siempre tus pasos. No salgas a altas horas de la noche y ve descubriendo que zonas y actividades son seguras para ti y cuáles no.
  • Si viajas sola(o) y quieres tener fotos lindas, pídele el favor a las personas que encuentres en tu camino que te tomen una, es la oportunidad perfecta para entablar una conversación, tener un recuerdo y hacer nuevos amigos.
  • Confía en tu intuición. ¡Es la más sabia de todas! Si sientes que algo o alguien no es de confiar, sal inmediatamente de esa situación.

NOTA: este post estuvo basado en mi viaje al Huila durante las vacaciones de Semana Santa. Está hecho para aquellos que me pidieron información y precios de alojamiento, transporte, comida y más. Todo lo que aquí les cuento es lo que experimente y gasté. 
Los precios pueden variar según la temporada del año.

Si finalmente decides ir y tomar esta guía como soporte, ¡por favor cuéntamelo en los comentarios! Solo quiero agradecerles por todo el amor y buena energía que me envían cuando estoy viajando. Por interesarse en todo lo que tengo para contarles. Les deseo una vida bonita, feliz y alejada de su zona de confort. ¡Se lo merecen!

Sígueme en @be.your.heroine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *