Últimamente me he interesado en los disparadores de escritura: esas pequeñas cápsulas de creatividad que encuentras en el camino cuando tienes frente a ti una hoja en blanco.

Y como dicen por ahí…

Bogotá DC, 16 de julio de 2018

Querida Frank:

Esta carta la he escrito para ti. No te conozco, ni tú a mí, pero para que se rompa la delgada línea que separa a dos desconocidas solo es necesario dar un paso.

He visto desde la ventana que eres una mujer solitaria, y debo confesar que te admiro. Amo ver que en medio de la soledad eres fuerte y tu mirada demuestra que dentro de ti existe la certeza que así, todo está bien.

Te escribo porque a veces sin darnos cuenta, las soledades se acompañan para inspirar a otros, para aprender de los errores, limpiarse las rodillas y seguir. Por eso, hoy quiero contarte lo que he aprendido acerca de la vida, tal vez así juntas hacemos más bonito este viaje.

  • La felicidad es una decisión.
  • El primer piropo debes dártelo al espejo cada mañana.
  • La belleza se mide en cuanto contagias a otros de sonrisas.
  • Un alma se apaga cuando cree que el mundo siempre es cruel.
  • Las personas inteligentes por lo general esconden su talento entre los arbustos.
  • Hay algo gratificante en enseñarle al mundo lo que eres.
  • Es importante hacer reverencia ante las historias de vida de los otros.
  • Las relaciones amorosas no son una guerra de poderes, pero lo parece.
  • Acaricia tu ego, reconoce tu sombra, aprende a querer esa parte de ti que no es bonita.
  • No hay que cuestionarse por fracasar, -por morir en vida- mucho menos por estar triste.
  • El triunfo es proporcional al número de heridas de tus rodillas.
  • El dolor y la felicidad son temporales.
  • Todo pasa y todo se transforma.
  • Ahora y hoy, deben ser tus palabras favoritas.
  • Tu peor enemigo son tus pensamientos.
  • La verdadera entrega debe ser hacia ti misma.
  • Confía, pero nunca demasiado.
  • Hazle caso a tu corazón, él sabe cuándo despertar del sueño autoinducido.
  • Las palabras son solo palabras, no las tomes tan literal.
  • Considera el perdón, pero sin hacerte daño.
  • No seas tan dura contigo misma.
  • Haz las paces con tu pasado, ama el presente y confía en tu futuro.
  • Aprende el significado de la paciencia, la perseverancia y el trabajo duro.
  • Todos tienen algo que enseñarnos.
  • Sé siempre humilde, no mires a nadie por encima del hombro.
  • Respeta los procesos y deja que cada uno cargue su propia cruz.
  • Quédate en la barrera y desde ahí, envía aliento.
  • La única seguridad que tienes es que te acompañarás toda la vida.
  • Crea lazos fuertes, pero entiende que las personas emprenden rumbos distintos.
  • Aprende a soltar.
  • Aprende a dejar ir.
  • No te culpes y juzgues demasiado.
  • Nunca serás perfecta, por más que lo intentes.
  • Nunca podrás llenar las expectativas de la sociedad o de los otros.
  • Confía en tu experiencia y en tu corazón.
  • Valora la sabiduría que traen los años.
  • Cuestiona todo, evalúa todo, crea tus propios conceptos sobre las cosas.
  • La soledad no siempre es una enemiga.
  • No ser madre también es válido y sigues siendo una mujer.
  • Hay una fuerza superior capaz de transformarlo todo.
  • Pobreza de dinero, no es pobreza de espíritu.
  • No endioses a nadie.
  • No le des el poder a otros sobre tu vida.
  • Suaviza tus emociones, pero nunca demasiado.
  • Hazte el amor.
  • Date la oportunidad de sonreír, aun si tienes los dientes chuecos.
  • Camina lento y confía en la providencia, siempre se llega al lugar soñado.
  • Comparte una enseñanza, siempre se puede ser la luz para alguien.
  • Sé bondadosa.
  • Comparte lo que tienes.
  • Procesa, perdona y olvida. No te aferres a lo que ya pasó.
  • Conéctate con la naturaleza.
  • Aprende que todo es una experiencia y el camino debe sentirse igual que la meta.

Estamos en un camino lleno de constantes aprendizajes, y aunque creas que ya has aprendido lo suficiente, la vida te colocará mil situaciones para reforzar la lección.

Espero que esta carta sirva para iluminar tu camino, y para que sepas que dentro de cada una reside una mujer salvaje que te impulsa a seguir.

Con amor,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *